Menú

División Polímeros Biomédicos
Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales, INTEMA (UNMdP - CONICET)

Av. Colón 10850
B7606BWV Mar del Plata
Argentina
Tel.: +54 223 626 0600

octubre 5, 2017

Innovadores menores de 35 LATAM 2017

La Dra. Florencia Montini Ballarin ha sido elegida por MIT Technology Review en español entre los 35 ganadores de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2017 por haber colaborado en la creación de un injerto vascular a partir de un nuevo material biomimético con las mismas propiedades elásticas que los vasos sanguíneos y que, además, no produce coágulos y es reabsorbible por el cuerpo.

Este premio significa un reconocimiento al trabajo realizado no solo por la Dra. Florencia Montini sino fundamentalmente por el Dr. Pablo Caracciolo y todos los que colaboraron en distintos aspectos del mismo.

El nuevo material se compone de dos polímeros, el PLLA, disponible comercialmente y con características similares al colágeno, y el PHD, un material novedoso desarrollado y caracterizado por el Dr. Pablo Caracciolo en su tesis doctoral, con propiedades similares a la elastina, explica la pionera argentina. Colágeno y elastina son los dos componentes naturales principales de la matriz extracelular de los vasos sanguíneos. El conducto se caracteriza por tener una estructura en varias capas y con diferentes proporciones de los dos polímeros sintéticos. Esta configuración se ha demostrado en el laboratorio que reproduce las propiedades mecánicas de los vasos sanguíneos. Además, estos polímeros se degradan sin toxicidad en el cuerpo humano. Montini ha comprobado que el tiempo de degradación es compatible con el tiempo de regeneración tisular, por lo que, una vez hecha la cirugía, el propio cuerpo terminaría reemplazando el conducto por tejido vascular nuevo.

No existe ninguna alternativa sintética comercial con todas estas propiedades. Los que hay son “más rígidos y generan complicaciones como trombos y rechazos”. Para evitar el problema de la inducción de coágulos, la superficie del tubo debe ser tratada con heparina, dado que estudios in vitro han probado que esto disminuye la adhesión de las plaquetas, las células responsables de crear los tapones sanguíneos. Esta tarea también estuvo a cargo del Dr. Caracciolo. El siguiente paso es comprobar todas estas características en ensayos in vivo. La obtención del injerto vascular fue el resultados de una intensa colaboración y trabajo multidisciplinario. Los doctores Gustavo Abraham y Patricia Frontini fueron los directores de tesis doctoral y la Dra. Guadalupe Rivero colaboró en estudios de degradación.

También colaboraron grupos de investigación de otras instituciones nacionales y extranjeras:
Fundación Favaloro (Dr. Ricardo Armentano Feijoo), UTN Facultad Regional Buenos Aires (Dr. Leandro Cymberknop), Universidad de la República, Uruguay (Dr. Carlos Negreira, Dr. Guillermo Balay, Dr. Diego Suarez-Bagnasco), Universidad de Santiago de Compostela (España), Facultad de Farmacia (Dra. Carmen Alvarez-Lorenzo, Dr. Angel Concheiro, Dra. Isabel Rial-Hermida), Center for Bioengineering (Pittsburgh, USA), Vascular Bioengineering Laboratory. (Dr. David A. Vorp), Universidad Politécnica de Madrid (España), Departamento de Ciencia de Materiales, Laboratorio de Investigación en Biomateriales (Dr. Gustavo Guinea, Dr. Francisco Rojo, M.Sc. Daniel Calvo).

Para el ganador de Innovadores menores de 35 México 2014 Guillermo Uises Ruiz Esparza, doctor en la División Harvard-MIT de Ciencias y Tecnologías de la Salud y el Brigham and Women’s Hospital (ambas en EEUU), esta tecnología es «muy innovadora y el trabajo de Montini podría tener un impacto significativo en el campo cardiovascular». Este miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2017 afirma que «el desarrollo de este tipo de tecnologías se ha centrado hasta ahora en las interacciones biológicas y no en las propiedades mecánicas del injerto».